Encomienda y confía en Dios

El diccionario de la lengua española presenta gran similitud en los significados de las palabras “encomendar” y “confiar”.

  • Encomendar: “encargar a alguien que haga algo o que cuide de algo o de alguien”; “ponerse en manos de alguien.”
  • Confiar: “encargar o poner al cuidado de alguien algún negocio u otra cosa”; “depositar en alguien, sin más seguridad que la buena fe y la opinión que de él se tiene, la hacienda, el secreto o cualquier otra cosa.”

Existirán distintas razones que lleven a una persona a decidir poner en manos de otra algo que es de uno.  Pero sin duda , en esta decisión y determinación de encomendar se está expresando gran confianza en la otra persona, sabiendo que lo que es de uno estará seguro bajo su cuidado. Esto significa que decidir encomendar es decidir confiar.

En las Escrituras, también encontrarás estas dos palabras, pero allí obtendrás mayor valor al significado que tienen para ti como hija de Dios, ya que entenderás que Dios te llama a confiar en Él.

Encomienda a Jehová tu camino, y confía en él, y él hará.”

Salmo 37:5 [1]

Encomienda a Dios

El significado de la palabra original para “encomienda” es: “pasar.”[2]  Encomendar a Dios implica soltar y dejar ir de tus manos algo que entonces pasará a manos de Dios. Es una decisión y determinación de darle a Él tus asuntos (“tu camino”): sea tu presente y/o tu futuro, tus cargas, tus preocupaciones, tus temores, tus pruebas, las necesidades, lo incierto, lo imposible; sea algo personal, y/o familiar y/o ministerial.  Entregar esto a Dios expresará tu renuncia a tener y querer el control de tu vida y de tus circunstancias, ya que entiendes que nada es tuyo, que todo es “de él, por él, y para él” (Rom. 11:36).

Confía en Dios

La palabra “confía” significa aquí : “poner la confianza y esperanza de uno sobre.”[3] Tu confianza tiene que estar puesta solo en una persona: en Dios.

Bienaventurado el hombre que puso en Jehová su confianza

Salmo 40:4

Cuando decides encomendar a Dios, decides confiar solamente en Él.  Es una plena confianza en su persona, y así, en sus planes y propósitos para tu vida.  Es una confianza puesta en quien es Él, porque Dios no deja de ser quien es, más allá de las circunstancias que puedas estar enfrentando. Esta decisión expresará que tu mayor deseo es seguirle y hacer su voluntad por sobre todas las cosas; que deseas que su nombre sea exaltado y que sobre todo asunto Él sea honrado.  Recuerda, cuanto más tiempo estés en la presencia de Dios, cuanto más lo conozcas y aprendas de Él a través de su Palabra, mayor será la certeza y la confianza en su persona.

Hace un tiempo, alguien publicó una frase de Elizabeth Elliot, muy apropiada para la meditación de hoy, y se las comparto: “Mi fe debe descansar, no en el resultado que creo que Dios debe resolver por mí; mi fe descansa en quien es Dios.  La quietud de mi corazón es el fruto de una absoluta confianza en Dios.”  Confiar en Dios es esperar y descansar en quien es Él.

Dios es eterno, y Él no cambia.  Él es el mismo ayer, hoy y siempre. ¡Confía!

(Sal. 48:14; Heb. 13:8)

Dios es soberano.  Él siempre está por sobre todo, y nada lo toma por sorpresa. ¡Confía!

(Sal. 11:4; 66:7)

Dios es omnisciente. Él todo lo sabe. ¡Confía!

(Sal. 139:1-6)

Dios es todopoderoso.  Él todo lo puede y nada es imposible para Él. ¡Confía!

(Sal. 89:8; Lc. 1:37)

Dios es fortaleza, amparo, roca y alto refugio. ¡Confía!

(Sal. 46 y 91; 73:25)

Nadie te puede separar de su amor; Dios te ama.  ¡Confía!

(1 Jn. 4:9-10; Rom. 8:35-39)

Dios es bueno. ¡Confía!

(Sal. 34:8; 135:2)

Dios es sabio. ¡Confía!

(1 Tim. 1:17; Jer. 10:12)

Dios tiene planes y propósitos para tu vida. ¡Confía!

(Jer. 29:11; Fil.1:6)

Comienza hoy

No conozco lo que puedes estar viviendo o enfrentando hoy, y quizás ante tus circunstancias, tendrás que dar otros pasos también: que sean siempre guiados por su Palabra, dirigidos por su Espíritu y acompañados por el consejo de líderes y autoridades espirituales en tu vida. Pero recuerda que el primer paso siempre va a ser: encomendar y confiar en Él.

¿Qué tienes hoy en tu mano que tendría que estar en manos de Dios? ¿Estás tratando de controlar algo de tus circunstancias? ¿Hay incertidumbre por el futuro? ¿Hay cargas o preocupaciones? Quizás hoy sea el día para que comiences a colocar tus asuntos en sus manos, a levantar tu mirada y confiar en Él.

Gustad, y ved que es bueno Jehová;

Dichoso el hombre que confía en él.”

 

[1] Los pasajes bíblicos utilizados en esta publicación son RVR95.

[2] Strong, James, Strong’s Hebrew and Greek Dictionary of the Bible.

[3] Patterson, Dorothy K. and Kelley, Rhonda H., Women’s Evangelical Commentary Old Testament, 915.

8 thoughts on “Encomienda y confía en Dios”

  1. Alma Alfaro says:

    Muchas gracias! Me ha bendecido mucho este artículo!

  2. Charity says:

    This post is such a blessing, very helpful and God-honoring.

  3. Noemi Dorado says:

    Muy claro y practico

  4. Sandra Hablo Oubel says:

    Hermosa meditación, nos lleva a reflexionar sobre una verdad que debemos aplicar a diario.
    Muchas gracias!

  5. Sabrina Esquivel says:

    Llegó en el momento justo!! Gracias a Dios por su Palabra!!

  6. monica ojeda says:

    Maravillosa verdad,basada solo en Su Palabra.Claro mensaje para el Espiritu.Ahora a vivirlo y compartirlo!!

  7. Gabriela Gorosito says:

    Claudia, doy gracias a Dios porque te usa enormemente, estoy pasando tiempos de dificultad, y con este artículo me has animado muchísimo, Dios es Bueno!!!! Gracias!!!

  8. Andrea Latini says:

    Gracias Claudia por escribir esta hermosa meditación , basada en una verdad bíblica tan clara y profunda a la vez .Hermoso recibir la palabra justa en el momento exacto en que necesitas escucharla .


Leave a Reply

Your email address will not be published.