La Navidad desde Génesis a Apocalipsis

“No temáis; porque he aquí os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo.” (Lucas 2:10).

“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas… (Hebreos 1:1)

“Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados;

el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.

Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino…” (Isaías 53:5-6)

“Y el hombre respondió: La mujer que me diste por compañera me dio del árbol, y yo comí. Entonces Jehová Dios dijo a la mujer: ¿Qué es lo que has hecho? Y dijo la mujer: La serpiente me engañó, y comí.” (Génesis 3:12-13)

“…por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios,” (Romanos 3:23)

…en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo” (Hebreos 1:2)

 “El edificará casa a mi nombre, y yo afirmaré para siempre el trono de su reino. (2 Samuel 7:13). Jehová dijo a mi Señor: Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies.” (Salmo 110:1)

 “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz. Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite, sobre el trono de David y sobre su reino, disponiéndolo y confirmándolo en juicio y en justicia desde ahora y para siempre. El celo de Jehová de los ejércitos hará esto.” (Isaías 9:6-7).

“Este es mi Hijo amado; a él oíd.” (Lucas 9:35)

“El cual, siendo

 el resplandor

de su gloria,

y la imagen misma

de su sustancia,

y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder.” (Hebreos 1:3).

“…El que me ha visto a mí, ha visto al Padre.” (Juan 14:9)

“Que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es CRISTO el Señor.” (Lucas 2:11)

“El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos.” (Isaías 9:2)

“Y se le dio el libro del profeta Isaías; y habiendo abierto el libro, halló el lugar donde estaba escrito:

El Espíritu del Señor está sobre mí,

Por cuanto me ha ungido

para dar buenas nuevas a los pobres;
Me ha enviado

 a sanar a los quebrantados de corazón;

A pregonar libertad a los cautivos,

Y vista a los ciegos;
A poner en libertad a los oprimidos;

A predicar el año agradable del Señor.

Y enrollando el libro, lo dio al ministro, y se sentó; y los ojos de todos en la sinagoga estaban fijos en él. Y comenzó a decirles: Hoy se ha cumplido esta Escritura delante de vosotros.” (Lucas 4:17-21)

“Ahora, Señor, despides a tu siervo en paz, Conforme a tu palabra; Porque han visto mis ojos tu salvación, La cual has preparado en presencia de todos los pueblos; Luz para revelación a los gentiles, Y gloria de tu pueblo Israel.” (Lucas 2:29-32).

“Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí;” (Juan 5:39)

“Esto os servirá de señal: Hallaréis al niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre.” (Lucas 2:12).

“Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo,

sujetándole a padecimiento.

Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado,

verá linaje” (Isaías 53:10)

“Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.” (2 Corintios 5:21)

“Porque si por la transgresión de aquel uno murieron los muchos, abundaron mucho más para los muchos la gracia y el don de Dios por la gracia de un hombre, Jesucristo.” (Romanos 5:15)

 

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito…

“…Que, librados de nuestros enemigos, sin temor le serviríamos, en santidad y en justicia delante de él, todos nuestros días…Porque irás delante de la presencia del Señor, para preparar sus caminos; Para dar conocimiento de salvación a su pueblo, Para perdón de sus pecados, Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, Con que nos visitó desde lo alto la aurora, Para dar luz a los que habitan en tinieblas y en sombra de muerte; Para encaminar nuestros pies por camino de paz.” (Lucas 1:74-79)

Y él os dio vida a vosotros, cuando estabais muertos en vuestros delitos y   pecados…Pero Dios, que es rico en misericordia, por su gran amor con que nos amó, aun estando nosotros muertos en pecados, nos dio vida juntamente con Cristo…(Efesios 2:1, 4-5)

para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.” (Juan 3:16)

 

“Por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.” (Isaías 53:12)

“ Y todo esto proviene de Dios, quien nos reconcilió consigo mismo por Cristo, y nos dio el ministerio de la reconciliación; que Dios estaba en Cristo reconciliando consigo al mundo, no tomándoles en cuenta a los hombres sus pecados, y nos encargó a nosotros la palabra de la reconciliación.” (2 Corintios 5:18-19)

He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.” (Juan 1:19)

“Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente.” (Mateo 16:16)

“Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían: ¡Gloria a Dios en las alturas, y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres! (Lucas 2:13-14)

“en quien tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados según las riquezas de su gracia, que hizo sobreabundar para con nosotros…Porque por gracia sois salvos por medio de la fe.” (Efesios 1:7-8, 2:8). El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios.” (Juan 3:18)

“Y el que estaba sentado en el trono dijo:

He aquí, yo hago nuevas todas las cosas.” (Apocalipsis 21:5)

“Porque me ha hecho grandes cosas el Poderoso; Santo es su nombre, y su misericordia es de generación en generación a los que le temen.” (Lucas 1:49-50)

“Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo” (Hechos 16:31).

¿Crees tú en el Hijo de Dios?

Creo, Señor; y le adoró.

(Juan 9: 37, 39)

 “Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre, y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre; a él sea gloria e imperio por los siglos de los siglos. Amén. He aquí que viene…” (Apocalipsis 1:5-7)

“Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo,

el Hijo de Dios,

y para que creyendo,

tengáis vida

en su nombre.” (Juan 20:31)

“Engrandece mi alma al Señor; y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador.” (Lucas 1:46-47)

¡Feliz Navidad!


Leave a Reply

Your email address will not be published.